Y Bernard sonrió!

Hoy estamos muy contentos. Bernard, el niño del que os hablamos en el anterior post, por fin ha sonreído. Hemos tardado diez días, y  lo hemos conseguido por casualidad, como ocurren todos los grandes descubrimientos.

Una mañana olvidamos el mini-altavoz que nos ayuda a amplificar el volumen de la música del móvil en el tapiz donde jugamos con los niños, y Bernard, que estaba en su mundo, al escuchar la música a su lado despertó, alargó la mano, lo cogió y se lo acercó a la oreja. Cuando sonó la siguiente canción empezó a mover un pie, levantó la vista y nos dedicó una sonrisa que pudimos capturar en la foto que compartimos con vosotros.

Bernard_Smile_Square

Bernard acepta la comida, está ganando peso y se comienza a interesar por el mundo exterior, así que seguramente le darán el alta pronto. Nos será difícil olvidar esa sonrisa, tan difícil de ver, que nos ha llegado al corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

La sonrisa de Bernard

20150319_105655 recortadaHoy estamos más cerca que ayer de conseguir que Bernard sonría.

Hemos empezado a trabajar en el Centro de Recuperación de Desnutridos del hospital Sanou Sarou (CREN). Es un espacio anexo al hospital donde los niños ingresados por desnutrición severa acuden cada mañana para que los médicos les pesen, les midan y les tomen la temperatura. Les acompañan sus mamás, que les preparan la comida hipercalórica proporcionada por UNICEF.

En el CREN está Bernard. Tiene 2 años y desnutrición severa. Bernard se siente mal. No quiere jugar ni comer. Cuando nos acercamos a él cierra los ojos con fuerza para que desaparezcamos. Dice no con la cabeza cuando le proponemos un juego. Nos aparta cuando le acariciamos. No sonríe. Sus padres son una pareja bastante mayor preocupados por la salud de su pequeño que a veces se desesperan y le amenazan con un palo para obligarle a comer, con lo que el pequeño aún rechaza más la comida.

Nos lo tomamos con calma y trabajamos muy poco a poco intentando conseguir que Bernard vuelva a sonreír. Los primeros días, lo máximo que conseguimos es que nos arañe la cara cuando nos tiene al alcance de la mano. Probamos mil tácticas para ver lo que funciona; nos acercamos a él con juguetes, le proponemos mil y un juegos, le tocamos canciones, representamos pequeñas escenas cómicas para atraer su atención, e incluso le provocamos el enfado para que vaya liberando la rabia acumulada… y esta técnica funciona tan bien que nos llevamos de recuerdo algún mordisco fuerte y varias rabietas de las gordas.

Bernard pone a prueba nuestra paciencia y la fe en nuestro trabajo. Muchas veces pensamos que nos faltan recursos y que no lograremos que Bernard sonría. Pero al cabo de los días se produce un pequeño milagro; puede ser que ya se haya enfadado con nosotros tantas veces que empiece a rendirse y nos deja estar cerca sin llorar. Cuando no le hacemos caso, nos mira con interés e incluso permite que le acariciemos un poquito.

Estamos aprendiendo que el trabajo con los niños desnutridos es lento y no siempre agradable, pero día a día vamos viendo sus pequeños avances y éstos nos animan a continuar.

Hoy estamos más cerca que ayer de conseguir que Bernard sonría.

La primera visita de los clowns tubabu al hospital de Bobo

Fotos-LuciHoy por fin hemos empezado a clownear en el hospital de Bobo Dioulasso. Después de varias reuniones con el equipo medico del hospital para acordar las intervenciones con los desnutridos, ya había ganas de ponerse la nariz y jugar. El momento de cambiarnos antes de salir al pasillo es de muchas dudas…podremos conectar con gente que habla otra lengua y que nunca ha visto un Clown? Cuanto tardaremos en hacer llorar un niño? Con estas preguntas en la cabeza comenzamos a recorrer el pasillo, y cada vez que nos cruzamos con alguien, baja los ojos y sigue su camino sin mirarnos. No parece un buen comienzo…
En la primera habitación hay tres madres y dos bebés bastante pequeños. Asomamos la cabeza y nos miran con sorpresa y un leve rechazo. Poco a poco vamos entrando y Davo saca un estetoscopio de plástico rosa con el que les medimos el pulso en la planta de los pies. Las mujeres se ríen con ganas. Inflamos corazones de globo y decoramos los goteros y las paredes, tropezamos para salir,… No estamos seguros de que les haya gustado pero, al entrar en la siguiente habitación, vemos que las mujeres nos siguen para no perderse detalle del show. Poco a poco el público crece y vamos recorriendo el hospital con un grupito de espectadores entusiastas que  se ríen a carcajadas con cada nueva payasada. Muchos nunca han visto pompas de jabón y se sorprenden al verlas como si fueran niños, es muy bonito verles disfrutar tanto.
Algunos bebés lloran al vernos, pero se les olvida el susto con las luces y la música.
Cambiando de tema, el hospital está en un estado lamentable: hay mucha suciedad, las camas están en muy malas condiciones, hay decenas de cucarachas por todas partes y el olor a orín y sudor es asfixiante. Hacer el payaso aquí no es fácil, a veces la emoción o el asco nos invaden, pero si salimos hacia afuera, a las miradas asombradas y alegres de los pacientes de este hospital, la fealdad del ambiente se diluye y quedamos solo las personas y el hilo que la sonrisa teje entre nosotros a pesar de nuestras diferencias.

El hospital de Bobo

Hoy fuimos al hospital general de Bobo, donde vamos a estimular a niños desnutridos a través del juego para intentar que recuperen la alegría y la fuerza para comer y vivir. Los médicos nos han recibido de maravilla y hemos quedado con ellos el lunes para definir conjuntamente el protocolo de actuación. El hospital es otro mundo pero eso ya os lo iremos contando. Por ahora, compartimos una foto de la entrada principal de pediatría, donde el lunes empezaremos a currar!

IMG_20150314_120639

This is Africa… y Socialclown está aquí!

Ya hemos llegado a Burkina Faso! El calor es tremendo, hay 40 grados durante el día y más de 30 por la noche. Hemos recorrido el centro de Ouagadougou, la capital del país, que nos ha recordado más a un descampado que a una ciudad. Hemos visto tantas cosas nuevas distintas y hemos pasado tanto calor que decidimos terminar el día siguiendo la costumbre local de beber Brakina, la cerveza más consumida aquí, que sirven sólo en botella de litro :-0

Parece que serán meses de muchos (y buenos) aprendizajes 🙂

Bienvenidos a nuestro nuevo Blog

Hola Amig@s¡¡¡

Bienvenidos a este nuevo espacio que abrimos para compartir con vosotr@s las aventuras y desventuras de nuestra próxima expedición, esta vez a Africa. El avión con destino a Ouagadugu (Burkina) parte este martes y con él, nosotros y nuestra ilusión en poder mejorar, aunque sea solo un poco, la vida de los más pequeños.

Ya, en solo dos días, comenzará lo que hace un año era solo un sueño. Estamos seguros que en estos seis meses habrá momentos emocionantes y frustrantes, felices y tristes, que intentaremos compartir para que vivais con nosotros esta experiencia. Y es que, ahora que estaremos un poco más lejos, os necesitaremos un poco más cerca.

Calentando motores, brummmmm¡¡¡¡¡, brummmmmmm¡¡¡¡¡  Allá vamosss¡¡¡¡¡¡

Pero, de momento, el reto está en intentar meter todo lo que queremos llevar en las maletas…pufffffff.

20150307_212137