4 PAYASOS EN UN HOSPITAL DE AFRICA

Para complementar el proyecto con los niños desnutridos, decidimos hacer visitas hospitalarias en el servicio de pediatría de varios hospitales de la región.

Tanto en África como en España, estar enfermo no es algo que celebrar. Es una situación desagradable que afecta no sólo al enfermo sino a toda la familia, y coloca a las personas en una situación de incertidumbre que les hace sentir asustados y vulnerables. Unamos a esta dificultad propia del entorno hospitalario, común a todos los países, el desconocimiento que existe en África sobre la figura del payaso. “¿Esa nariz de qué es?”, nos pregunto un día el familiar de un niño enfermo, mirándonos con cara de asco, “¿de cerdo?”.

En las habitaciones del servicio de pediatría suele haber mezclados niños de meses junto a ancianos moribundos. Las habitaciones suelen ser de 6 camas, pero en época de gran afluencia de pacientes puede haber hasta 3 niños por cama, acompañados por sus familiares respectivos, padre, madre, tíos, abuelos,…, unas 10 o 15 personas por habitación, todos bien cerquita unos de otros, gente tendida sobre camas y tapices, ropa y cazuelas con comida por el suelo, y un par de ventiladores viejos que por mucho que lo intentan, no son capaces de enmascarar el olor ni el calor sofocantes.

Las primeras veces, entrar en esas habitaciones como payasos de hospital no nos resultaba fácil. Percibir la fealdad del lugar, sentir el calor, el olor, ver las caras de asombro, las miradas atónitas… No entendían qué estábamos haciendo allí, y a algunos no les hacía ninguna gracia. “¿Música en el hospital? Este no es sitio para esas cosas! Salid de la habitación, por favor”. Pero toda esa tensión se rompía cuando, con las herramientas universales del clown, con la risa, el juego, la música y la emoción, conseguimos poner en conexión a los niños que todos llevamos dentro… y los niños hablan un lenguaje universal que no entiende de idiomas, de razas ni de diferencias culturales o religiones.

Ahora, que estamos recogiendo las experiencias vividas para meterlas en el equipaje, nos acordamos de Fatimatou. Una anciana tumbada en su cama, semi-inconsciente, rodeada por toda su familia que esperaba el final de la agonía. Cuando entramos en la habitación al son de la música del acordeón, no se lo podían creer… “¿Cómo? Mi madre muriéndose y estos fató (locos) intentando alegrar a la gente?”. Cuando estaban a punto de echarnos de la habitación, Fatimatou se despertó y pidió que la incorporaran para ver de dónde venía la música. Sus hijas le ayudaron a sentarse en la cama, y ella, abriendo los ojos, con la poca energía que le quedaba movió ligeramente la cabeza al ritmo de la melodía y aplaudió. En aquel momento, las caras de los familiares cambiaron completamente y la atmósfera de la habitación se coloreó de alegría. Gracias, Fatimatou.

Gracias también al personal sanitario, en especial al del hospital de Dafra, por su implicación. Han sido grandes aliados en nuestros juegos, y nos han ayudado a ganar la confianza de los pacientes con más facilidad.

Por último, agradecemos a los padres, madres, tíos, tías, abuelos y abuelas que nos han abierto la puerta de las habitaciones, su apertura y confianza en nosotros.

Asimismo damos las gracias a todos aquéllos que, por miedo o por no entender nuestro trabajo, nos han echado de las habitaciones. No hay nada que alimente más a un payaso que un fracaso. Y de esos, hemos tenido unos cuantos.

Sonia CHUSS 2 Sonia CHUSS 1 Miri en el hospital Lucie Davo Do

 

Anuncios

Mi experiencia con los niños desnutridos

Esta semana compartimos con vosotros las reflexiones de Sonia, nuestra compañera de Socialclown, acerca de su experiencia personal en el proyecto de estimulación de los niños desnutridos.

“Siento que estamos dando sentido a un espacio ya creado, y hablo de espacio en un sentido tanto físico como temporal.

Nuestro trabajo se desarrolla en el CREN (Centre de Recuperation et Education Nutritionell), que es el espacio anexo al hospital adonde acuden las madres con sus niños, afectados de nutrición severa y grave, para que los médicos especialistas les revisen, y para que otras madres les expliquen cómo cocinar comidas nutritivas para ellos. Allí pasan varias horas, algunas cada día, otras periódicamente.

El ambiente del CREN es tenso, percibimos la sensación de culpabilidad de las madres por no haber sabido cuidar de sus hijos, la falta de entendimiento del proceso, la desconfianza hacia los médicos, su cansancio infinito. Los niños, contagiados de la energía de sus madres y por su propia enfermedad, están tristes, asustados y apáticos.

Nosotros trabajamos creando puentes de conexión emocional con madres e hijos, y a través del juego, del absurdo, de la risa y la música, con humor y ternura, intentamos romper esa capa densa y abrir ventanas en los muros para que entre aire fresco.

Los niños desnutridos están generalmente muy encerrados en sí mismos, tienen poca energía, poco interés hacia el mundo exterior y mucho miedo,…, los clowns poco a poco les vamos invitando a volver a la vida, despertando su interés hacia lo que sucede a su alrededor. A las madres, por su parte, se les concede el espacio (o la excusa) para reírse, para romper la tensión y sufrimiento que hay en la relación con sus hijos. Y, aunque sólo sea por unos instantes, para aligerar sus corazones y compartir el peso que cargan. La intervención de los clowns es algo nutritivo para los dos y que se retro-alimenta. Si la madre se ríe, el niño se relaja, y si es el niño el que empieza a reaccionar, la madre se alegra.

La magia del contacto humano normalmente acaba funcionando y poco a poco, ese espacio que estaba lleno de miedo, culpa y peso, se va transformando y se vuelve más ligero y lleno de vida, de risas y juegos.”

miri y suleiman Lucie Davo 4-Sonia 3-Sonia 1-Sonia

 

FIN DE LA CAMPAÑA DE TEATRO DE SENSIBILIZACIÓN

Nos dijeron que en Africa el tiempo pasa despacio y podríamos saborearlo con tranquilidad pero, por propia experiencia, os decimos que eso no es verdad. Sin darnos cuenta han pasado dos meses y hemos llegado al final de la gira teatral. Hemos actuado para 11.000 espectadores en 24 espectáculos. Estas cifras son las más importantes para justificar nuestro trabajo, pero no son, ni de lejos, las únicas que cuentan.

Os queremos hablar del equipo que ha hecho posible la campaña. Hemos participado en ella 13 actores, 9 de la compañía Kolo Sanou de Bobo-Dioulasso, y 4 actores españoles de Socialclown, además de un chofer. Un equipo mayoritariamente femenino, formado por 6 hombres y 8 mujeres. Ha formado parte del equipo asimismo una furgoneta con pocas ganas de trabajar, un equipo de sonido que murió antes de ver terminada la campaña y un biombo que necesitaba refuerzos en cada articulación. Este equipo ha invertido 30 horas en traslados, 25 horas en montaje y desmontaje de escenario, y 24 horas en actuación y 22 pasacalles para llamar a la gente. Además, hemos pasado mucho tiempo esperando, tanto, que hemos perdido la cuenta de las horas. Hemos esperado a que llegara la furgoneta, a que el público se acercara al lugar de actuación, a que todos los actores estuviéramos listos… en definitiva, a que se resolvieran los mil imponderables del día a día africano.

Hay otras cifras que normalmente quedan ocultas, que son las muchas horas de preparación de la campaña, haciendo tareas menos gratas pero necesarias: entrevistarnos con la administración local para conseguir la autorizacion, elegir la compañía teatral con la que queríamos colaborar, firmar los contratos, preparar los contenidos de sensibilización de la pieza teatral y validarlos con el ministerio de salud, definir los lugares de actuación, negociar presupuestos, y muchas cosas más que ya ni queremos recordar 🙂

Y AHORA…

Una vez hemos llegado al final, es el momento de dar las gracias a todos los que han participado y sin cuya ayuda esta campaña no habría sido posible

Gracias, Adama, director de la compañía Kolo Sanou, por tu profesionalidad y tu flexibilidad para conseguir que el proyecto saliera adelante.

Gracias a vosotros actores, Rama, Barkissa, Pacom, Suleiman, Mai, Aisha, Sam y Marie. Poco a poco hemos ido creando una verdadera compañía juntos, y nos habéis enseñado el estilo interpretativo africano.

Gracias, Suleiman, por transportarnos cada día en tu furgoneta y cambiar ruedas pinchadas sin perder la sonrisa.

Gracias al Ministerio de Salud de Bobo-Dioulasso por ponérnoslo fácil, desmontando nuestros prejuicios sobre la lentitud de la burocracia africana

Gracias al resto de compañías teatrales con las que hablamos y que finalmente no seleccionamos para el proyecto.

Gracias al público, sobre todo a las madres que habéis dejado vuestros mil quehaceres para venir a vernos.

Gracias a la televisión nacional burkinesa por creer que el proyecto merecía interés y rodar un reportaje que se ha visto en todo el país.

Gracias a los niños de cada barrio, por regalarnos sonrisas y abrazos y hacer de cada bolo un precioso regalo.

Gracias a la climatología por respetarnos y no enviar lluvia más que en uno de los bolos.

Y gracias a la vida, que nos ha dado esta experiencia de la que hemos aprendido lo que funciona y lo que no, y lo que queremos hacer en próximas campañas que, seguro, sacaremos adelante…

Plano general TV Sonia backstage Que os como! publico Montaje 2 pancarta y furgoneta pasacalles Miri MOntaje 1 Ensayo En el campo

El proyecto en cifras

Ahora que nos acercamos al último mes de proyecto en Burkina Faso, es momento de empezar a hacer balance. Lo más importante es saber si los niños desnutridos mejoran gracias a nuestra intervención, pero eso no lo sabremos hasta el final, aunque los primeros datos son muy esperanzadores.

Os avanzamos otras cifras que reflejan la magnitud del trabajo realizado. Se refieren a 4 personas, del 10 de marzo hasta el 31 de julio

  • Niños desnutridos intervenidos…805
  • Personas visitadas en centros hospitalarios…2.126
  • Público en el espectáculo infantil…1.957
  • Público en el espectáculo de sensibilización contra la malnutrición…7.049
  • Total…11.937
  • Días transcurridos desde el comienzo…143
  • Noches de luna llena…5
  • Arcoiris…2
  • Días de lluvia…23
  • Kilometros recorridos, a pie…1.505
  • Kilometros recorridos, nadando…51
  • Kilometros recorridos, en bicicleta…529
  • Kilos de pasta…25
  • Kilos de arroz…25
  • Litros de Coca-Cola…253
  • Días con diarrea…153
  • Casos de malaria…1
  • Casos de fiebre tifoidea…1
  • Picaduras de mosquito recibidas…2.535
  • Mosquitos cazados…1.004
  • Número de veces que nos han llamado tubabuu (hombre o mujer blanca)…9.752
  • Número de veces que nos han pedido dinero o regalos…3.406

Pero hay algunas variables que no encontramos forma de cuantificar porque se acercan a infinito:

  • Momentos de alegría al ver sonreír a un niño desnutrido…
  • Lágrimas derramadas al despedir a un pequeño…
  • Momentos en los que hemos tenido dudas sobre nuestro trabajo…
  • Bailes compartidos con los niños…
  • Abrazos recibidos…
  • Manitas estrechadas…
  • Miradas agradecidas…
  • Sonrisas infantiles que nos han derretido…
  • Canciones cantadas con los padres y los enfermeros…
  • Juegos inventados…

Necesitaremos un súper ordenador para hacer el cálculo…mientras tanto, seguiremos registrándolas en nuestro disco duro para no olvidarlas.

DSCN7651 10-Sonia DSCN7556 DSCN6372 1-Sonia IMG_20150801_174102 IMG_20150801_171400 DSCN8201 DSCN8149