Burkina Faso: en busca de las mamayasas perdidas

¡Sí, sí, sí, los payasos ya estamos aquí!

Pues ya hemos llegado. Después de tropecientas horas en avión y otras tropecientas en autobús ya hemos llegado a nuestro destino final, Bobo-Dioulasso. Ya casi ha pasado un año desde que nos fuimos y ahora volvemos, con más ganas que nunca, a seguir compartiendo sonrisas. Pero este año va a ser muy especial. ¿Por qué? Pues porque en esta ocasión no estaremos solos sino que trabajaremos junto a las Mamás en el hospital Souro Sanou para continuar la labor realizada en 2015. Así daremos, junto a estas Supermamás (o mejor dicho, junto a estas Mamayasas) continuidad al proyecto pasado “Estimulación de la población malnutrida”. Pero… ¿Se acordarán de nosotros?

Parece que sí. Esta primera semana hemos ido en busca de nuestras candidatas y después de mucho buscar y buscar… ¡Al fin las encontramos! Y es que la vida en Burkina pasa muy rápido: algunas son más mamás todavía, otras han cambiado de casa y otras ya no están. Así es la vida…y que no pare.

Blandine

Anuncios