3 Mujeres y un Destino.

Y no…no es una película, va mucho más allá. Es la historia de la vida real de tres mujeres. De Blandine, Mariam y Viviane, las tres mamayasas que ya la próxima semana comenzarán a trabajar de una manera autónoma en el Cren (centro de recuperación nutricional del hospital Souro Sanou). Esta es, en unas pocas líneas, la historia real de sus vidas. Y es que, con mucha frecuencia, la realidad supera la ficción.

Blandine tiene 20 años y ya tres hijos, el mayor de 6 años. Pertenece a la etnia Dagaré. No sabe leer ni escribir, su padre la dijo que era una pérdida de tiempo y dinero que una niña fuera a la escuela. Por lo que toda su niñez se la pasó trabajando en el campo. Cuando se casó, su marido la trajo a la ciudad, sin amigos, sin familia, sin todo aquello que suponga una mano que pudiera ayudarla. El año pasado tuvo a su hijo ingresado en el Cren. No entendía nada, apenas habla ni entiende francés y el mundo moderno era como el planeta Marte para un terrícola. Pero tiene unos ojos, que cuando te mira, puedes observar un mar de estrellas. Y cuando canta, hasta los pájaros callan. Como no sabe escribir, ha hecho unas marcas en una cartulina amarilla para recordar los mensajes que debe trasladar a las demás mamás. A lo largo de este mes de formación, ha ganado la confianza en sí misma que la negaron de niña. Y ahora sabe, que a través de su mirada y con sus canciones, es capaz de llegar a todos los corazones.

Mariam tiene 26 años y cuatro hijos. Ella sí que sabe leer y escribir…eso sí, como si fuera una niña de 6 años. Ha de concentrarse tanto que para escribir una sola línea que puede estar más de quince minutos para terminarla.. La escribe, la borra, la vuelve a escribir y la vuelve a borrar, hasta que considera que ya está perfecta. Ella vive en un patio rodeada de toda su familia. Cuando llegas a su casa te recibe una multitud de chavales y chavalas. Se la ve feliz, segura como aquel que se siente protegida y rodeada de los suyos. Mariam está preocupada. Es musulmana y si su marido se casa otra vez y trae a otra mujer a casa, teme que ésta la envenene para quedarse sola con su marido y sus hijos. Es una auténtica payasa, cuando no entiende algo, se queda inmóvil durante un rato, luego nos mira a todos y después responde lo que más la parece. Es la dulzura hecha persona. Su debilidad son los bebés, en cuanto ve uno no puede resistirse a mecerlo y jugar con él. Y ellos tampoco se pueden resistir, no tardan más de un minuto en regalarla una sonrisa. Mariam es toda una payasa, y ahora ya lo sabe.

Viviane tiene 40 años y cuatro hijos. Ella es la representación de “Mamá Africa”, dura como una roca, infatigable. La primera que llega y la última que se va. Su presencia y voluntad es un ejemplo para todos nosotros. Es el centro y motor de su familia. Trabaja dos días a la semana limpiando y con lo poco que gana come toda su familia. Habla y escribe con fluidez varios idiomas, francés, dioula, lobbi…Su presencia es tal, que cuando nos mira o habla, todos callamos. Viviane también está preocupada. Tiene un hijo trisómico. Se llama Moribo. Aquí los niños como él, no pueden salir a la calle: los demás niños le tiran piedras. En Burkina Faso, los trisómicos no son aceptados. El otro día Viviane se peleó con su hermana ya que ésta no para de decirla que su hijo es una serpiente. Tampoco hay colegios que atiendan las necesidades especiales de estos niños. Bueno, miento…hay uno, pero es tan caro que Viviane no se lo puede permitir. Viviane sabe hablar, con la autoridad y el cariño que solo una supermamá sabe. Viviane es una gran líder, y ahora ya lo sabe.

Y el que escribe esto, soy yo, David. He estudiado un par de carreras y otros tantos másteres. Hablo y escribo varios idiomas e incluso me consideraba un tipo inteligente. Pero cuando estoy al lado de estas tres mujeres, me doy cuenta que no tengo idea de nada.

14492543_1462018503813750_1299974827216508530_n

Espectáculos de Clown en Burkina

Y también estamos aquí para hacer espectáculos. Una actividad para llevar una alternativa de ocio a todos los niños de aquí, que en casi todos los casos es la primera vez que ven algo parecido. Nos llena de alegría el ser embajadores de este arte y extender por el mundo la locura del payaso. Por otra parte nos llena de energía, ya que los payasos vivimos de las emociones de nuestro público. Y el público de este país tiene un montón. Aunque pueda parecer un intercambio justo nos sentimos en deuda con ellos, nosotros simplemente les ofrecemos un pequeño show y ellos nos regalan montañas de sonrisas, aplausos, sorpresas, risas, cariño…¡y mucho más!

Gracias, Payasos Sin Fronteras, por regalar SONRISAS y Gracias, artistas de SocialClown, por ofrecer su arte ¡¡¡

dsc03895

dsc03891

dsc03882

dsc03878

dsc03859

dsc03858

dsc03872

Las Mamayasas

Las Mamayasas

Durante el año 2015, estuvimos en el hospital Souro Sanou de Bobo Dioulasso realizando un proyecto pionero. Este proyecto, con el título de “Estimulación sensorial y psicomotriz de l@s niñ@s malnutridas”, no era otra cosa que utilizar la figura del payaso para, con sus herramientas y principalmente el juego, intentar dar a los niños y niñas ingresad@s en el hospital por malnutrición unos estímulos que les hicieran volver a tener ganas de vivir. No olvidemos que un niño malnutrido pierde las ganas de jugar, después de comer y finalmente de vivir. Pues bien, los resultados obtenidos fueron realmente sorprendentes: los niños y niñas tratados por l@s payas@s presentaron una mejor y más rápida recuperación reduciéndose en más de un 35% el número de abandonos del tratamiento hospitalario y de fallecimientos por este mal.

Pero claro, los payasos expatriados no podemos quedarnos siempre aquí, nos necesitan en otros muchos lugares. De aquí surgió la idea de formar a personal local en las técnicas que se mostraron como efectivas. Y ¿Quién, pensábamos nosotros, podría hacer este trabajo? ¿Quién reúne las características necesarias para poder realizarlo? La respuesta vino por sí misma, veréis. Resulta que había algunas mamás con niños ingresados que aún dados de alta se quedaban en el hospital con nosotros simplemente porque les gustaba pasar un buen rato con nosotros. Tal vez, cantando y jugando con nosotros se olvidaban de la dura vida que les esperaba más allá de las puertas del hospital. Y , sin darse cuenta, con su presencia, con sus risas y sus cantos estaban ayudando a otras mamás que llegaban al centro. Y así, de manera natural, ha surgido la figura de lo que hemos llamado las “Mamayasas”.

Por que ellas son muy mamás…de eso no hay duda. Pero ¿Son payasas?

Para responder a esto primero deberíamos preguntarnos que es un payaso. ¿Debe hacer reír…o llorar? ¿Debe llevar nariz y la cara pintada? …Nosotros lo único que podemos decir es que, cuanto más trabajamos haciendo reír  menos claro lo tenemos. Pero lo que si tenemos claro es que en la escena, cuando salimos…triunfamos más cuanto más honestos y transparentes somos. Cuanta más escucha, empatía y en resumen más amor dedicamos a nuestro público es cuando más nos convertimos en cómplices de sus alegrías, de sus tristezas y en resumen…de su vida. Y estas son las cualidades que han hecho que  a día de hoy menos niños y niñas mueran en el hospital por malnutrición. Y estas son las cualidades que buscamos y trabajamos con las mamayasas. No sabemos que pensarían Charlot, Rivel y demás grandes de estas mujeres. Puede ser que ellos entendieran como nosotros, que el payaso es una figura viva, libre, que crece y se transforma y que no se le deba encerrar en una jaula cuyos barrotes son conceptos estáticos.

Y es así como llegamos a las mamayasas, un concepto nuevo que, del cruce entre dos culturas distintas, hace nacer una figura nueva para llevar la esperanza y la alegría allí donde se ha perdido.

Mucha mierda mamás¡¡¡

 

¡Las “mamayasas” se preparan para entrar en acción! :)

Ya hemos empezado la formación para aquellas madres que hayan tenido a sus hijos en el hospital afectados por malnutrición y que ahora poseen las aptitudes necesarias para participar en el proyecto artístico-terapéutico que iniciamos el año pasado. El objetivo de éste es mejorar la situación física y psicológica de los pequeños y sus madres a través del juego y la estimulación sensorial. ¡Pronto os contaremos más detalles! ¡SEGUIMOS! 31.03..2jpg

Burkina Faso: en busca de las mamayasas perdidas

¡Sí, sí, sí, los payasos ya estamos aquí!

Pues ya hemos llegado. Después de tropecientas horas en avión y otras tropecientas en autobús ya hemos llegado a nuestro destino final, Bobo-Dioulasso. Ya casi ha pasado un año desde que nos fuimos y ahora volvemos, con más ganas que nunca, a seguir compartiendo sonrisas. Pero este año va a ser muy especial. ¿Por qué? Pues porque en esta ocasión no estaremos solos sino que trabajaremos junto a las Mamás en el hospital Souro Sanou para continuar la labor realizada en 2015. Así daremos, junto a estas Supermamás (o mejor dicho, junto a estas Mamayasas) continuidad al proyecto pasado “Estimulación de la población malnutrida”. Pero… ¿Se acordarán de nosotros?

Parece que sí. Esta primera semana hemos ido en busca de nuestras candidatas y después de mucho buscar y buscar… ¡Al fin las encontramos! Y es que la vida en Burkina pasa muy rápido: algunas son más mamás todavía, otras han cambiado de casa y otras ya no están. Así es la vida…y que no pare.

Blandine

Nostalgia de Burkina Faso

Hemos vuelto hace tres semanas de Burkina. Al principio nos sentimos extraterrestres en nuestra tierra, desconcertados por el silencio en la calle, la intensidad de la iluminación artificial, los carteles publicitarios, los precios disparatados, las prisas de la gente. Los primeros días seguimos saludando a personas desconocidas, como hacíamos allí, pero la falta de respuesta cortó rápidamente esta costumbre.

La experiencia en África nos ha dado la conciencia de que nuestras calles están desiertas de alegría, que la gente camina absorta en sus pensamientos y apenas se mira, que no hay niños riendo ni jugando, y los que hay reaccionan asustados si un extraño intenta acercarse.

Nosotros, extranjeros en los dos mundos, añoramos el calor y la alegría que nos rodeaba en Burkina Faso, y al mismo tiempo valoramos la calidad de vida que disfrutamos en Europa, las calles limpias, los taxis que no dan grima, los parques, la conexión a Internet decente, el clima agradable, comer sin preocuparnos de tragar un parásito que nos amargue la semana, tener cerca a nuestros amigos y nuestra familia, ver a los niños sanos y bien alimentados,…

Y cada mañana damos las gracias por haber nacido en este lado del mundo. Pero algunas veces echamos de menos el otro lado. Una parte nuestra no volvió de Burkina.

De vez en cuando revisamos las fotografías del proyecto y es como volver a África. Por eso colgamos algunas, para que podáis acompañarnos…

IMG_20150801_171642 IMG_20150603_102835 IMG-20150601-WA0002 IMG-20150401-WA0009 IMG_20150801_173809 IMG-20150612-WA0000

Nuestro apoyo al pueblo de Burkina Faso

Una semana después de volver a España, nos enteramos con incredulidad de que los militares han vuelto a tomar el poder en Burkina Faso. Cuando nos fuimos, el país parecía muy tranquilo, y había elecciones previstas en menos de 1 mes. Parece increíble que esto haya sucedido…

Os contamos qué ha pasado: en octubre de 2014, tras 27 años de dictadura de Blaise Compaore, la población, harta de tanto abuso, asaltó el parlamento nacional que iba a votar una nueva reelección del dictador y forzó su salida del país y el fin de su gobierno. A eso se le ha llamado la revolucion de octubre. En contraste con otros tantos países africanos que tras los golpes de estado se desangran en interminables guerras civiles, en Burkina comenzó una etapa de transición democratica que debía concluir en menos de 1 año, el 11 de octubre de 2015, fecha en la que estaban previstas elecciones presidenciales y legislativas. Fue nombrado presidente de transición Michel Kafondo, político de confianza del pueblo burkinés.

Durante la transición, el gobierno interino tomó medidas discutibles democráticamente, pero entendibles en ese contexto, como la suspensión del partido del ex-dictador (CDP), la eliminación de varias candidaturas electorales próximas a su entorno, y el desmantelamiento de la RSP (cuerpo de guardia presidencial), que había cometido múltiples crímenes en los años de gobierno dictatorial. Todo parecía ir por el buen camino, pero el jueves 16 de septiembre de 2015, miembros del RSP armados irrumpieron en la reunión del Consejo de Ministros y detuvieron al Presidente y varios ministros de la Transición.

A partir de este momento las noticias han ido llegando con cuentagotas y en versiones contradictorias. Parece que, tras dos días de enfrentamientos callejeros entre el RSP y la población en Ouagadougou, capital del país, que resultaron en varios muertos y heridos, se extendieron por todo el país grandes protestas populares contra el ataque a la democracia recién nacida. La comunidad internacional condenó el golpe de estado y envió negociadores para intentar dar una solución diplomática al conflicto. Lo único que se sabe a ciencia cierta es que mientras los políticos debaten, los burkineses continuan saliendo a la calle masivamente porque no aceptan que se negocie con aquéllos que sometieron al pueblo durante tantos años. Y es que un pueblo que no tiene nada que perder, sin trabajo y sin futuro, lucha con la fuerza de la desesperación.

Desde Socialclown enviamos todo nuestro cariño y apoyo a la poblacion burkinesa, y compartimos su historia en nuestro blog, para que sepáis que Burkina Faso, el país de los hombres íntegros, ya no es ese pueblo ignorante al que sus dirigentes podían manejar como títeres, sino que tiene formación e información, sabe lo que quiere (y sobre todo lo que no quiere) y se organiza para luchar por ello con determinación.

Como dice en su bandera, Burkina Faso, unité, progrés, justice. Ojalá sus dirigentes escuchen al pueblo y este lema se haga realidad.

Si queréis seguir informados:

lefaso.net

Le Balai Citoyen

Radio Omega Fm

12011382_881221701926259_3896341851642159065_n12032075_881077028607393_3922185190936650249_n

4 PAYASOS EN UN HOSPITAL DE AFRICA

Para complementar el proyecto con los niños desnutridos, decidimos hacer visitas hospitalarias en el servicio de pediatría de varios hospitales de la región.

Tanto en África como en España, estar enfermo no es algo que celebrar. Es una situación desagradable que afecta no sólo al enfermo sino a toda la familia, y coloca a las personas en una situación de incertidumbre que les hace sentir asustados y vulnerables. Unamos a esta dificultad propia del entorno hospitalario, común a todos los países, el desconocimiento que existe en África sobre la figura del payaso. “¿Esa nariz de qué es?”, nos pregunto un día el familiar de un niño enfermo, mirándonos con cara de asco, “¿de cerdo?”.

En las habitaciones del servicio de pediatría suele haber mezclados niños de meses junto a ancianos moribundos. Las habitaciones suelen ser de 6 camas, pero en época de gran afluencia de pacientes puede haber hasta 3 niños por cama, acompañados por sus familiares respectivos, padre, madre, tíos, abuelos,…, unas 10 o 15 personas por habitación, todos bien cerquita unos de otros, gente tendida sobre camas y tapices, ropa y cazuelas con comida por el suelo, y un par de ventiladores viejos que por mucho que lo intentan, no son capaces de enmascarar el olor ni el calor sofocantes.

Las primeras veces, entrar en esas habitaciones como payasos de hospital no nos resultaba fácil. Percibir la fealdad del lugar, sentir el calor, el olor, ver las caras de asombro, las miradas atónitas… No entendían qué estábamos haciendo allí, y a algunos no les hacía ninguna gracia. “¿Música en el hospital? Este no es sitio para esas cosas! Salid de la habitación, por favor”. Pero toda esa tensión se rompía cuando, con las herramientas universales del clown, con la risa, el juego, la música y la emoción, conseguimos poner en conexión a los niños que todos llevamos dentro… y los niños hablan un lenguaje universal que no entiende de idiomas, de razas ni de diferencias culturales o religiones.

Ahora, que estamos recogiendo las experiencias vividas para meterlas en el equipaje, nos acordamos de Fatimatou. Una anciana tumbada en su cama, semi-inconsciente, rodeada por toda su familia que esperaba el final de la agonía. Cuando entramos en la habitación al son de la música del acordeón, no se lo podían creer… “¿Cómo? Mi madre muriéndose y estos fató (locos) intentando alegrar a la gente?”. Cuando estaban a punto de echarnos de la habitación, Fatimatou se despertó y pidió que la incorporaran para ver de dónde venía la música. Sus hijas le ayudaron a sentarse en la cama, y ella, abriendo los ojos, con la poca energía que le quedaba movió ligeramente la cabeza al ritmo de la melodía y aplaudió. En aquel momento, las caras de los familiares cambiaron completamente y la atmósfera de la habitación se coloreó de alegría. Gracias, Fatimatou.

Gracias también al personal sanitario, en especial al del hospital de Dafra, por su implicación. Han sido grandes aliados en nuestros juegos, y nos han ayudado a ganar la confianza de los pacientes con más facilidad.

Por último, agradecemos a los padres, madres, tíos, tías, abuelos y abuelas que nos han abierto la puerta de las habitaciones, su apertura y confianza en nosotros.

Asimismo damos las gracias a todos aquéllos que, por miedo o por no entender nuestro trabajo, nos han echado de las habitaciones. No hay nada que alimente más a un payaso que un fracaso. Y de esos, hemos tenido unos cuantos.

Sonia CHUSS 2 Sonia CHUSS 1 Miri en el hospital Lucie Davo Do

 

Mi experiencia con los niños desnutridos

Esta semana compartimos con vosotros las reflexiones de Sonia, nuestra compañera de Socialclown, acerca de su experiencia personal en el proyecto de estimulación de los niños desnutridos.

“Siento que estamos dando sentido a un espacio ya creado, y hablo de espacio en un sentido tanto físico como temporal.

Nuestro trabajo se desarrolla en el CREN (Centre de Recuperation et Education Nutritionell), que es el espacio anexo al hospital adonde acuden las madres con sus niños, afectados de nutrición severa y grave, para que los médicos especialistas les revisen, y para que otras madres les expliquen cómo cocinar comidas nutritivas para ellos. Allí pasan varias horas, algunas cada día, otras periódicamente.

El ambiente del CREN es tenso, percibimos la sensación de culpabilidad de las madres por no haber sabido cuidar de sus hijos, la falta de entendimiento del proceso, la desconfianza hacia los médicos, su cansancio infinito. Los niños, contagiados de la energía de sus madres y por su propia enfermedad, están tristes, asustados y apáticos.

Nosotros trabajamos creando puentes de conexión emocional con madres e hijos, y a través del juego, del absurdo, de la risa y la música, con humor y ternura, intentamos romper esa capa densa y abrir ventanas en los muros para que entre aire fresco.

Los niños desnutridos están generalmente muy encerrados en sí mismos, tienen poca energía, poco interés hacia el mundo exterior y mucho miedo,…, los clowns poco a poco les vamos invitando a volver a la vida, despertando su interés hacia lo que sucede a su alrededor. A las madres, por su parte, se les concede el espacio (o la excusa) para reírse, para romper la tensión y sufrimiento que hay en la relación con sus hijos. Y, aunque sólo sea por unos instantes, para aligerar sus corazones y compartir el peso que cargan. La intervención de los clowns es algo nutritivo para los dos y que se retro-alimenta. Si la madre se ríe, el niño se relaja, y si es el niño el que empieza a reaccionar, la madre se alegra.

La magia del contacto humano normalmente acaba funcionando y poco a poco, ese espacio que estaba lleno de miedo, culpa y peso, se va transformando y se vuelve más ligero y lleno de vida, de risas y juegos.”

miri y suleiman Lucie Davo 4-Sonia 3-Sonia 1-Sonia

 

FIN DE LA CAMPAÑA DE TEATRO DE SENSIBILIZACIÓN

Nos dijeron que en Africa el tiempo pasa despacio y podríamos saborearlo con tranquilidad pero, por propia experiencia, os decimos que eso no es verdad. Sin darnos cuenta han pasado dos meses y hemos llegado al final de la gira teatral. Hemos actuado para 11.000 espectadores en 24 espectáculos. Estas cifras son las más importantes para justificar nuestro trabajo, pero no son, ni de lejos, las únicas que cuentan.

Os queremos hablar del equipo que ha hecho posible la campaña. Hemos participado en ella 13 actores, 9 de la compañía Kolo Sanou de Bobo-Dioulasso, y 4 actores españoles de Socialclown, además de un chofer. Un equipo mayoritariamente femenino, formado por 6 hombres y 8 mujeres. Ha formado parte del equipo asimismo una furgoneta con pocas ganas de trabajar, un equipo de sonido que murió antes de ver terminada la campaña y un biombo que necesitaba refuerzos en cada articulación. Este equipo ha invertido 30 horas en traslados, 25 horas en montaje y desmontaje de escenario, y 24 horas en actuación y 22 pasacalles para llamar a la gente. Además, hemos pasado mucho tiempo esperando, tanto, que hemos perdido la cuenta de las horas. Hemos esperado a que llegara la furgoneta, a que el público se acercara al lugar de actuación, a que todos los actores estuviéramos listos… en definitiva, a que se resolvieran los mil imponderables del día a día africano.

Hay otras cifras que normalmente quedan ocultas, que son las muchas horas de preparación de la campaña, haciendo tareas menos gratas pero necesarias: entrevistarnos con la administración local para conseguir la autorizacion, elegir la compañía teatral con la que queríamos colaborar, firmar los contratos, preparar los contenidos de sensibilización de la pieza teatral y validarlos con el ministerio de salud, definir los lugares de actuación, negociar presupuestos, y muchas cosas más que ya ni queremos recordar 🙂

Y AHORA…

Una vez hemos llegado al final, es el momento de dar las gracias a todos los que han participado y sin cuya ayuda esta campaña no habría sido posible

Gracias, Adama, director de la compañía Kolo Sanou, por tu profesionalidad y tu flexibilidad para conseguir que el proyecto saliera adelante.

Gracias a vosotros actores, Rama, Barkissa, Pacom, Suleiman, Mai, Aisha, Sam y Marie. Poco a poco hemos ido creando una verdadera compañía juntos, y nos habéis enseñado el estilo interpretativo africano.

Gracias, Suleiman, por transportarnos cada día en tu furgoneta y cambiar ruedas pinchadas sin perder la sonrisa.

Gracias al Ministerio de Salud de Bobo-Dioulasso por ponérnoslo fácil, desmontando nuestros prejuicios sobre la lentitud de la burocracia africana

Gracias al resto de compañías teatrales con las que hablamos y que finalmente no seleccionamos para el proyecto.

Gracias al público, sobre todo a las madres que habéis dejado vuestros mil quehaceres para venir a vernos.

Gracias a la televisión nacional burkinesa por creer que el proyecto merecía interés y rodar un reportaje que se ha visto en todo el país.

Gracias a los niños de cada barrio, por regalarnos sonrisas y abrazos y hacer de cada bolo un precioso regalo.

Gracias a la climatología por respetarnos y no enviar lluvia más que en uno de los bolos.

Y gracias a la vida, que nos ha dado esta experiencia de la que hemos aprendido lo que funciona y lo que no, y lo que queremos hacer en próximas campañas que, seguro, sacaremos adelante…

Plano general TV Sonia backstage Que os como! publico Montaje 2 pancarta y furgoneta pasacalles Miri MOntaje 1 Ensayo En el campo